Cuando uno está, 2019.

 

Cada lugar cuenta una historia por la forma en que están habitados. En el caso de los edificios abandonados las historias descansan y se llenan de polvo, los objetos olvidados conforman pequeños escenarios que sólo hablan de ausencia.

 

Para esta serie, visito diferentes edificios abandonados de Kalbe (Milde) en Sajonia Anhalt y al habitarlos y jugar con los objetos, se reescriben las historias. Una habitación en un edificio residencial, un almacén, una estación de tren, una bañera de apartamento y un taller de la casa. Estos lugares como contenedores de historias obtienen nuevos escenarios y nuevas posibilidades para que los peatones se imaginen